De acuerdo a la entrevista realizada a los socios fundadores se obtiene lo siguiente:

El Señor Abel Lara, proviene de una familia de gente de trabajo premisa que marcó su vida a una edad temprana; aunado a eso, siempre fue bueno para los negocios, por lo que a sus 22 años de edad, decide tomar una oportunidad para tener su propio negocio de vidriería: el tío Luciano le vende al Sr. Abel “Vidrios Lara’s”, ubicada en Pino Suárez Sur No. 70. Adquiriendo, una camioneta para la entrega de los trabajos.

En ese momento sólo contaban con una mesa para cortar, unos cuantos burros y poco vidrio, la gente estaba tan comprometida, que los horarios que a veces tenían que alargarse. Todos tenían ganas de sacar adelante el negocio y de progresar.

Por esas ganas de hacer las cosas, se fueron dando a conocer en todas partes de Toluca y sus alrededores: desde la Mora hasta CISESA, Infonavit San Gabriel y San Francisco les pedían trabajos.

Gracias a la calidad de su servicio, el Gobierno del Estado de México, les confió todo el trabajo de escaleras por varios años.

Viendo sus ganas de progresar, la mamá de la Señora Esthela, en 1973, le regaló a la joven familia un terreno ubicado en Venustiano Carranza Poniente No. 203, en donde comenzaron con el nombre de “Cristales Lara”, consolidando el negocio, lo que les permitió adquirir una flotilla de camionetas, para mejorar la atención al cliente.

No todo fue fácil: con mayor infraestructura, también fueron mayores los problemas y accidentes. Sin embargo, el ánimo no decayó y los proyectos tampoco: pronto comenzaron a vender el cristal por hoja, entrando a otro negocio: el del mayoreo.

En el año de 1982, se constituye como Fenabel, S.A., consolidando el negocio de mayoreo.

Se les presentó entonces, la oportunidad de comprar un terreno, donde construyeron la bodega, donde actualmente se encuentra el área de mayoreo.

Por la demanda del mercado, tuvieron que alquilar unos mollejones para biselar, pulir y esmerilar.

Ante la falta de seguridad  y estabilidad en el país, la empresa tuvo que solicitar créditos bancarios, los cuales con la devaluación de 1994, se incrementaron exponencialmente, cumpliendo con éste compromiso cabalmente, y obligándose a abrir nuevos productos, de esta forma les ofrecieron la distribución de Vitro, lo que permitió a la empresa expandir su mercado.

Para éste tiempo, los hijos de los Sres. Lara, empezaron a incursionar en el mercado, consolidando la parte referente a la venta de mayoreo y incursionando en nuevas líneas de productos y expandiendo el mercado dentro del Estado de México y Michoacán.

A pesar de la diversificación que dieron al negocio, la competencia ha seguido creciendo: ahora es fácil encontrar un negocio de aluminio y de vidrio en cada esquina y la guerra de precios, es impresionante: los márgenes de utilidad son cada vez más castigados.

Por lo que han tenido que invertir en nueva tecnología y conocer y experimentar con nuevos materiales, para lograr el liderazgo en el mercado, fue necesario la adquisición de maquinaria con tecnología de punta, que permitiera cubrir la demanda del mercado y mejorar tiempo de entrega, precios y calidad en el producto.

Gracias a esto, Fenabel sigue siendo una de las empresas líderes en el mercado de cristal y aluminio en el Valle de Toluca.

El futuro es retador, pero el gusto, conocimiento y experiencia en el negocio así como la colaboración  en el crecimiento económico del Estado de México como empresa generadora de empleos directos e indirectos y mejorar la calidad de vida de las familias que dependen de ella, han hecho de Fenabel una empresa líder en el mercado del vidrio y aluminio en el Valle de Toluca.